Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers per optimitzar el teva navegació, adaptar-se a les teves preferències i realitzar tasques analítiques. En continuar navegant acceptes la nostra política de cookies.

Més informació D'acord

¿Cómo preparar tu vivienda para su venta?

Fincamps

Lavado de cara

Para vender tu casa es necesario, en muchos casos, hacer un lavado de cara. Esto se puede traducir en pequeñas reformas, en pintar paredes, en cambiar el color de las fundas del sofá, en crear un nuevo estilo en toda la casa, en poner cuadros de diseño, en utilizar una luz más tenue en algunas zonas, etc. La idea es conseguir un espacio diáfano, neutro, habitable, cálido y moderno a través de los colores, la libertad de movimiento, la entrada de luz natural, el buen gusto, la decoración… En ocasiones, este lavado de cara puede significar tirar una pared para unificar dos espacios y conseguir una estancia mucho más amplia, para obtener un mayor valor económico y ganar más puntos en el momento de vender tu casa.

Espacios importantes

Uno de los lugares en los que más se fijan los posibles compradores es en la cocina, un lugar en el que pasan mucha parte de su tiempo cuando están en casa. Por eso, en estos casos, es importante que tenga un tamaño mediano o grande, ya que si no es así muchas familias desestimarán la opción de comprar ese inmueble.

Otra estancia importante a tener en cuenta es el salón, porque es otro de los lugares más utilizados, por lo que deberá reflejar una estancia cómoda y acogedora, mediante el color de sus paredes, la decoración, el espacio, la luz, el tipo de sofá, alfombras acolchadas, chimenea... Todos estos elementos ayudarán a crear una sensación agradable a los posibles compradores.

Los lavabos, por su parte, es imprescindible que estén completamente limpios y puedes ayudarte de un ambientador suave y con olor a ropa limpia, que provoque una sensación de pulcritud que haga sentirse cómodo al visitante.

Para las habitaciones, lo mejor es que optes por tonos cálidos y neutros, aprovechando que estamos en pleno otoño, para que esas personas puedan imaginarse viviendo allí. Deberás evitar los objetos personales, ya que eso podría crear un ambiente menos cercano y realista para los posibles compradores.

Para vender tu casa lo más importante es que los posibles compradores se imaginen viviendo en ella, como cuando vamos a una casa de muebles y vemos recreada una estancia en la que nos gustaría vivir. Tonos claros, neutros, entrada de luz, espacio, detalles que enamoren, temperatura adecuada, ambientador suave, actitud positiva y alegre, todos los detalles cuentan, ya que se convertirán en recuerdos y en sensaciones que permitirán ser factores decisivos en el momento de la compra del inmueble.